Mi pequeña Natalie

Título: Mi pequeña Natalie

Autor: Cesar de León Escobedo

Personajes: Natalie, Sofía (madre) Efraín (padre) abuelo

Categoría: Obra de teatro infantil

Mi pequeña Natalie

Narrador: Natalie, que desde su concepción, fue un milagro, ya que su madre, al no poder tener hijos, llego a una edad en la que era peligroso concebir, 48 años tenía su mama, cuando se enteró que había quedado embarazada, algo que había dejado por la paz, y se había hecho a la idea que solo estaría con su esposo que tanto la quería.

Acto 1

Sofía: Efraín, después de décadas de intento, he quedado embarazada, pero a esta edad, no sé si querer ser madre, me siento tan cansada y la añoranza que tenia de tener un hijo, con el tiempo ha aminorado.

Efraín: Querida esposa, nada me hará más feliz, que tener en mis manos, a ese ser indefenso que por tanto tiempo se nos ha negado.

Sofía: Ya siento que la empiezo a querer, solo espero que la vida, me dé el tiempo necesario para verla crecer, porque siento que es una niña y se llamara Natalie

Efraín: Espero que sea una damita, ya que dicen que quieren más a los papas que a las mamas.

Narrador: Llego el día del parto, la pequeña Natalie, casi salió sin problemas, pero a la pobre Sofía, algo interno le afecto, que se empezó a desangrar, y al cabo de unos días, de dar a luz, al creador, se presentó, murió sin casi dolor y conociendo a su hija, que por ella la vida dio.

obra de teatro Mi pequeña Natalie

Acto 2

Al cabo de unos años, Natalie, con su padre y su abuelo vivía, y era tan pequeña, que burlas le decían, pequeña Natalie, cuando vas a crecer, que no queremos que chiquita como estas, te vayas a quedar.

Natalie: Abuelo, porque se burlan tanto en la escuela, de mi tamaño, si yo los respeto a todos por lo que son y no por lo que aparentan.

Abuelo: Mi hijita, tu no les hagas caso, que la belleza no se mide, y tú eres bella midas los que midas,

Natalie: Gracias abuelito, te quiero mucho, como quisiera recordar a mi madre, que dice mi papa, que mucho me parezco a ella.

Efraín: Eres idéntica, hijita

Natalie: ¡Papi! Qué bueno que llegaste, le decía a mi abuelo, que se burlan de mi estatura, en el colegio y no sé qué contestar, siempre me enseñaste, a todos respetar, pero a veces no me puedo aguantar y contestarles como ellos lo hacen, para que vean lo que se siente.

Efraín: Natalie, nunca te compares con los demás, eres bella y chiquita y esa estatura, algún día te servirá.

Natalie: Gracias padre mío, sin conocer a mi madre, la extraño cada día mas, pero al tenerte conmigo, la felicidad, nunca me faltara.

Narrador: Y así pasaron los meses, y nada en la vida de la pequeña Natalie cambio, hasta que en el pueblo una tromba con granizo y lluvia torrencial, cayo, inundando la escuela, todos en el salón, estaban, y la maestra había salido unas horas antes, y la puerta les cerro, el único espacio para salir y avisar a todos era arriba de la puerta, y nadie más que la Pequeña Natalie, cavia por ahí.

obra corta obra de teatro Mi pequeña Natalie

Acto 3

Natalie: No se preocupen, yo por ahí saldré, ayúdenme a subir y al director le avisare

Alumnos del salón: Bien Natalie, avisa que nos saquen de aquí, que si no te apuras, podríamos morir

Natalie: Dependen de mí, y no les fallare, en unos minutos, la puerta del salón les abriré

Narrador: Nadie quedaba en el colegio, pero Natalie, se pudo meter a la dirección, buscando las llaves maestras de la escuela, con la llave del salón dio, salvando de morir a muchos compañeros, Natalie se volvió una heroína, y recordada por siempre en el pueblo, en donde nació.

Moraleja: Nunca juzgues un perfume por su embace

Mikel el pescador de ilusiones

Mikel el pescador de ilusiones

Titulo: Mikel el pescador de ilusiones

Autor: Cesar de León

Personajes: Mikel, Iñaki (papa de mikel),

Categoria: Cuento

Mikel era un joven pescador, que a diario salia con su padre Iñaki, en busca de la pesca del día, al tener un barco grande, su papa le permitía salir con el, con la caña de pescar.

Mikel un joven ambicioso que quería comerse el mundo, de un solo bocado, soñaba con pescar un solo pescado, inmenso, para salir de la pobreza en que vivía el, sus hermanos y sus padres.

Un día como tantos otros, salieron con rumbo a la inmensidad del mar, y al no pescar nada por muchas horas, Iñaki se empezó a sentir un poco mal.

Mikel el pescador de ilusionesDormitando un poco, para ver si su malestar aminoraba,  al despertar a lo lejos, vio un vendaval, era una tormenta muy cerrada, que pronto llegaría a ellos, y no alcanzarían a volver.

Por fin la tormenta llego, Iñaki, y Mikel, como pudieron sobrevivieron, pero su embarcación se hundió, solo quedo un pequeño bote que Iñaki de los amarres soltó, ahí quedaron Mikel, su papa y la vieja caña de pescar.

Al cabo de un día, el malestar, la falta de comida y agua, a Iñaki le afecto, haciendo estragos en su salud, cayendo inconsciente, en el pequeño bote quedo.

Mikel, sin tener idea de la gravedad del asunto, lo único que se le ocurrió, fue aventar el anzuelo, de su caña de pescar, y en su mente vio, un pescado inmenso, que su problema termino.

 Mikel el pescador de ilusionesAl tirar la caña con el anzuelo, Mikel solo quería sacar, el mas grande animal, que se pudiera pescar, y con ese animal tan grande, de pobres a sus padres sacar y de una vez por todas a la costa regresar.

Se veía triunfador, con su pescado gigante, vendiendo lo  en la costa y así, sacar a sus padres y sus hermanos de pobres,

Esa pesca era, la de la ilusión del dinero, y que nunca llego, al no pescar por horas, su ilusión se desvaneció, como agua entre las manos, se le escurrió, no pesco el animal gigante, ni siquiera un pequeño Mikel saco, para aliviar el hambre y mitigar el sufrimiento de su padre de dolor.

Mikel el pescador de ilusionesAl otro dia, Mikel pensó, para que quiero dinero, lo que ahora quiero es fama y con eso el dinero solo llegara, lanzo el anzuelo  y esperando por horas, solo una bota vieja logro pescar.

Mikel, no sabia por que la vida, se ensañaba con el, para el chaval pedir grandes cosas y que ninguna se le lograra, en esos difíciles días, acababan con el.

Al pasar las horas, y notar inconsciente a su padre, el joven entendió, que el pescar ilusiones banas no era la solución, ahora lo que quería era un pescado menor, conseguir cualquier comida era su única opción.

Y así Mikel, que ya no buscaba pescar ilusiones, un pescado al fin le llego, como pudo le dio de comer a su padre y así Iñaki mejoro.

En ese preciso instante, una embarcación muy grande los encontró,  salvando los de una muerte inminente, al joven y al padre, los subió,

Después de unos días, en su país su historia se contó, Mikel y su padre Iñaki, se volvieron famosos, por sobrevivir al temporal, por muchos días, y el dinero llego, comprando les la historia de su superación, a la adversidad, y el dinero por los derechos de la historia les llego.

Moraleja: cuando le das un respiro a tus ilusiones de una u otra forma, ellos te llegaran solos, por que entre mas te aferres a ellos, cuando no te salen, mas tiempo en llegar tardaran.

Así Mikel e Iñaki, nunca volvieron a la mar, se volvieron ricos y famosos, pero sus ilusiones, nunca dejaran de pescar.

Hansel y Gretel

obras de teatro cortas Hansel y Gretel

Titulo: Hansel y Gretel

Personajes: (5 niños)
Hansel (hijo)
Gretel (hija)
Padre
Madre
Bruja

Categoría: Obra de teatro

Acto I

Los personajes deben ser situados en el lugar correspondiente: La madre hace la cena; el padre corta leña; Hansel y Gretel hacen deberes del colegio.

Madre: (dirigiéndose a los hijos) -Hansel y Gretel, tendrán que ir al bosque a buscar fresas. No tenemos comida ni tampoco dinero para ir al mercado.-

Padre: -Mamá y yo iremos a buscar más leña para podernos calentar. Tenemos dos horas de luz para trabajar.-

Hansel: -Tendremos que darnos prisa para poder llegar a casa antes de que se haga de noche.-

Gretel: -Para traer las fresas llevaré el cesto más grande.-

obras de teatro cortas Hansel y Gretel

Acto II

Entran Hansel y Gretel como si levantaran fresas.

Hansel: Una fresa al cesto y una a la tripa de Hansel.

Gretel: Una fresa a la tripa de Gretel y otra al cesto.

Hansel: -¡Ya ha salido la luna! ¡Se ha hecho de noche!…-

Gretel: -Tendremos que pasar la noche en esta casa.-

Ven una casita hecha de pan, con el tejado de bizcocho y las ventanas de azúcar… Hansel y Gretel empiezan a comerla.

Gretel: -¡Estoy sacando la tripa de pobre!-

Hansel: -¡Nunca había visto una casa semejante!-

Bruja: -Ratita, ratita, ¿quién se come mi casita?-

Hansel y Gretel: -El viento, el viento que pasa rápido.-

La bruja sale de detrás de la casa y atrapa a los niños con un hechizo:

Bruja: Hukus pukus num kun jokus. Ni hacia atrás ni hacia delante. Quietos los dos aquí al instante, porque mi poder es grande.

Hansel y Gretel quedan hechizados por la bruja. El niño se comporta como perro. La niña se dedica a las labores de la casa y la Bruja vuela contenta dentro de la casa sobre su escoba. Después de tanto ajetreo, la bruja termina cansada y se sienta en el sillón, dejando a un lado la escoba. Gretel la toma y quita el hechizo de su hermano. Con el mismo hechizo llevan a la bruja al interior del horno.

Gretel: Hukus pukus num kun jokus. Un perrito no serás más.

Hansel y Gretel: Hukus pukus num kun jokus. Bruja Golosa no nos comerás, Bruja Golosa al horno irás.

Entran el padre y la madre que les estaban buscando por el bosque. Al verse, todo el mundo se abraza.

Padre: Al ver que se hacía de noche y no volvían a casa, hemos decidido buscarlos por el bosque.

Madre: Los hemos encontrado sanos y salvos. Lo podemos celebrar cantando y bailando una canción…

Chaparringo el perro tuerto

chaparringo el perro tuerto

 

 

 

 

 

 

Titulo: Chaparringo el perro tuerto

Autor: Cesar de León

Personajes: Juancho, Chaparringo, Demostenes

Narrador: Chaparringo era un perro que tenia todo el cariño de su dueño, tenia el amor que solo una familia le podía dar, pero el era un perro travieso que perseguía a los gatos y un día salio tras uno y su hogar ya no pudo encontrar.

Acto 1

Juancho: Chaparringo,¿donde estas? perro canijo te volviste a escapar, no se por que persigue a los gatos, no lo puedo entender.

Chaparringo: Guau, Guau (Aquí estoy juancho, que salí solo un momento, a corretear a ese gato tonto, que eso me hace feliz.

Juancho: Chaparringo, ten cuidado de cruzar las calles, que un carro te puede atropellar y eso a mi me dolería y me daría mucha pena, que te pasara algo mal.

Chaparringo: Guau Guau (Juancho si ya estoy grande y me se cuidar, te agradezco que te preocupes, pero a mi nada me va pasar, y a ese tonto gato algún día lo voy a alcanzar.

Juancho: a que mi perro, que aunque tenga solo un ojo, de nadie se va a dejar, solo te pido que no te alejes de la casa, por muchos metros, que algo te puede pasar

Narrador: Y así pasaron muchos días,semanas y meses, en que la vida a todos les sonreía  hasta que un día, un nuevo gato al barrio llego, era demostenes un gato callejero y vivaracho, que al chaparringo el ojo le hecho, ese día el portón de la casa, cerrado estaba y el gato conociendo eso, al chaparringo y cuchileando altanero, por el portón paso.

Acto 2

Demostenes: Hola perrito sin un ojo, aquí demostenes te saluda, pareces tonto y aparte tuerto que ni a una tortuga alcanzarías, si estuvieras afuera, de un zarpazo de mis garras el otro ojo te sacaba.

Chaparringo: Maldito gato, otro día, te voy a alcanzar, que mi amo, juancho cerro mi hogar

Narrador: Como cosas del destino, la puerta en ese preciso instante se abrió y el chaparringo, al gato demostenes persigio, lo que el chaparringo no noto, que por tratar de alcanzar al gato muchas cuadras corrió, viendo que no lo alcanzaría a su casa volvió, pero al no tener un olfato muy bueno el chaparringo se perdió.

chaparringo el perro tuerto

 

 

 

 

 

Acto 3

Chaparringo: Auu, Auu, (Juancho, ¿donde estas?, extraño mi casa, a mi familia completa

Juancho: Chaparringo, que perro, tan tonto, que a ese gato, siguió, te extraño mi amigo fiel, donde te metes¡¡¡

Narrador: En eso Juancho, nota que el gato regresaba a su casa y por donde venia, por ahi se fue y ahí encontró al Chaparringo, llorando y aullando, por que quería volver.

Juancho: Chaparringo, mi querido perro, al fin te encuentro, ya ves por que te decía que no te fueras por mas de unos metros, espero que ese gato te haya dado una lección  por que ahora hubo suerte y te encontré.

Chaparringo: Guau, Guau, te doy unos besos, mi amo querido, te prometo no volver a seguir a los gatos, del barrio.

Narrador: Y así paso, que el Chaparringo a ningún gato siguió, y hasta amigo de demostenes, se volvió, siempre tenemos que hacer caso a nuestros padres que por algo conocen mas que uno.

Jonas el soldado de plomo

Jonas el soldado de plomo
Titulo: Jonas el soldado de plomo

Autor: Cesar de León

Personajes:
Mikel:
(El joven dueño de Jonas, el soldado de plomo)

Socorro: (Persona que ayuda en la casa de Mikel)

Pepe, pepenador: (persona que va de casa en casa, recolectando metales para vender, al mejor postor)

Barrabas: (Encargado de la fundición de metales)

Narrador:
Jonas el soldado de plomo, que durante muchos años, fue el juguete preferido del joven Mikel, un día, por descuido, llego a la fundición de metales, que se encontraba a solo unas cuantas cuadras de su casa.
Mikel, aunque ya no era un niño, disfrutaba mucho de cuidar sus cosas, pero un día, al tenerlo entre sus manos, en su pequeña recamara, sin querer, se quedo dormido y jonas el soldado de plomo, cayo al bote de basura.

Después de unos días, la señora que les ayudaba con los quehaceres de la casa, de nombre Socorro, vació la papelera en el bote de la basura, y Pepe, el pepenador le toco verlo en la basura y junto con otras cosas de metal, se lo llevo a Barrabas, el dueño de la fundición de metales.

Acto 1

Pepenador:
Barrabas, que gusto de verte, hacia mucho que no te dejabas, ver, ahora si tengo muchos metales, que te traigo para vender.

Barrabas:
Pepenador, hasta que traes algo de vale la pena, para comprar te, ya hacia mucho que no te salían cosas buenas.

Pepenador:
Si he traído cosas, seguido, solo que nunca coincidimos, pero ve lo que te he traído, un juguete de plomo, un soldadito de plomo, y que por su excelente estado, no conviene que lo fundas, y que mejor, que lo dejes en la vitrina de tu oficina.

Barrabas:
Ese soldado de plomo, ya esta muy viejo, no creo que nadie lo quiera, pero agradecido, te lo acepto.

Narrador:
Mientras en la casa de el joven Mikel, había notado la ausencia del juguete preferido, y por un sueño que había tenido un día antes, en donde Jonas el soldado de plomo, le pedía que lo rescatara y que no lo abandonara.

Jonas el soldado de plomo

Acto 2

Mikel: Socorrito, donde estas, por mas que busco mi Jonas, por toda la casa nada mas no lo encuentro.

Socorro: Mi niño, ahora que lo mencionas, me doy cuenta del por que de lo pesado de el cesto de la basura, y Pepe el pepenador, ya paso por la mañana, por las cosas que le regalamos, mañana a primera hora lo esperamos y se lo pido de vuelta.

Mikel:
Muchas gracias Socorrito, sabes del valor sentimental, de ese pequeño soldado de plomo, que hasta el nombre de mi abuelo, le puse, y fue un regalo de el.

Narrador:
Y así esperaron, Mikel, casi sin pegar el ojo, en toda la noche, y al día siguiente, al encontrar a Pepenador, confirmo la existencia de dicho juguete y en compañía de su amiga Socorro y de Mikel, llegaron a la oficina de la fundición de Barrabas.

Acto 3

Pepenador:
Barrabas, amigo tengo un pequeño problema, y es que mi querida amiga, Socorrito, quien trabaja con el joven de nombre Mikel, por descuido, tiro a la basura, el obsequio, que le dio su abuelo, unos días antes de partir.

Mikel:
Si señor, ese soldado de plomo, que usted tiene en esa vitrina, perteneció a mi abuelo, y me lo obsequio, antes de morir.

Barrabas:
Te entiendo, joven amigo, pero ese pequeño soldado de plomo, ya no sale de esta oficina, ni por todo el oro del mundo.

Narrador:
Barrabas, hombre solitario y sin familia, todo lo que le llegaba, lo atesoraba, y el pequeño soldado de plomo, no seria la excepción, pero al quedarse dormido, empezó a soñar, era Jonas, el soldado de plomo que le hablaba al oído y le decía: déjame ir, no te pertenezco, mi niño Mikel esta sufriendo y tu solo me quieres para tenerme en tu repisa, de adorno. Asustado y sorprendido, por el sueño, en donde el juguete le había hablado, se levanto, solo para verlo y no en la repisa en donde lo había dejado, si no en la mesa de centro, que estaba en la sala, en donde se había quedado dormido.

Jonas el soldado de plomo

Acto 4

Barrabas:
Jajaja, pero que sueño, tan curioso he tenido, que mirar un juguete, que te hable y que aparte te diga que lo lleve con su antiguo dueño, jajaja.

Narrador:
En eso y para sorpresa de Barrabas, el pequeño soldado de plomo, se empezó a mover y a hablarle.

Jonas el soldado de plomo:
Barrabas, si no te quería decir, directamente, para que no te asustaras, por eso use los sueños, por lo que te pido que lleves con Mikel, que no a parado de llorar, desde la perdida de su juguete favorito.

Barrabas:
En cuanto llegue, pepenador, te regreso con el, todo para que no siga llorando el joven Mikel.

Narrador:
Y así paso, Barrabas, asustado, cumplio con su palabra y en las siguientes horas, le entrego a Jonas el soldado de plomo a pepenador, quien fue el encargado de entregarlo a Socorro.

La cual con gusto, le entrego a el joven Mikel, Jonas el soldado de plomo, nunca volvió a hablar, y no fue otra cosa, que el alma del abuelo de Mikel que al extrañarlo tanto, entro dentro del juguete para convencer a Barrabas de regresar al legitimo dueño.

Obra de teatro infantil, lucy la oruga que se sentía fea

Título: Lucy la oruga que se sentía fea

Autor: Cesar de León E.

Personajes: Lucy la oruga, kati la catarina, Homero la hormiga

Categoría: Obra de teatro infantil

 

Narrador: Como en todas las especies de la faz de la tierra, los insectos, como los humanos también sienten las presiones sociales, aquí les traemos una historia, que entre los más insignificantes insectos como lo son las orugas, las catarinas y las hormigas también sienten.

Obra de teatro infantil, lucy la oruga que se sentía fea

Acto 1

Lucy: Amigos ya no aguanto mas que las abejas y las moscas se burlen de mí, me dicen fea todos los días, y me empieza a afectar, no sé qué les hice que no me dejan de molestar.

Katy: Lucy tu no les hagas caso, la vida da muchas vueltas y en un futuro tu serás la que reirás, deja que ellas se mofen de lo que quieran, si en verdad te conocieran, no te dirían nada nunca más.

Homero: Si amiga, a mi un tiempo también me estuvieron molestando, me decían que parecía burro, por todo lo que a mi nido de comer tengo que llevar a diario, ellos no comprenden que lo hago con todo el gusto para contribuir con mi comunidad y mi familia, así que solo los dejo hablar, que ellos nunca lo comprenderán.

Lucy: Lo mismo hago amigo Homero, pero es desgastan te, lo que llegan a molestar, yo no pedí ser así, y no me apena ser como soy, la vida me quiso así, y así seguiré, por siempre.

Katy: No te creas amiga Lucy, solo el tiempo lo dirá, la vida puede cambiar radicalmente para todos en cualquier lugar, tu no serás la excepción, y solo el tiempo lo dirá.

Narrador: Kati la catarina, ya algo sabia, pero a Lucy la oruga, nada le quiso decir, sabía que para merecer las cosas, algunas veces se tiene que sufrir, y así paso el tiempo y Lucy cada vez estaba peor, su autoestima estaba muy baja, y nada la hacía mejorar en su estado de ánimo.

Acto 2

Katy: Olvida ya a esos insectos que sin conocerte, ya hablan de ti, no te preocupes de nada amiga, que al final ellos son los que van a sufrir.

Lucy: Me hablas con ojos de amiga, y te lo agradezco, pero esta situación me está afectando hasta en el autoestima, a tal grado que solo quiero dormir, ya ni hambre me da y me da por construir, un sitio en esa rama, para no salir más, y dejar que todo pase, para olvidar todo y no volver jamás.

Katy: Tendrás tu metamorfosis, ya lo veras, y las que sufrirán serán las que te critican y de mi te acordaras.

Lucy: Gracias por tus palabras, te las agradezco con mucho cariño, pero me iré a dormir, y después te miro.

Narrador: Y nada ni nadie logro animar, a Lucy la oruga y se metió en su capullo, para en un tiempo, no saber nada mas de ella, de repente la magia llego de ser una oruga fea a crisálida cambio, y en bella mariposa la fea oruga se volvió.

obra de teatro la hormiga

Acto 3

Homero: Desde que Lucy se metió en ese capullo, no hemos vuelto a saber de ella, me preocupa mucho amiga Katy, no volver a ver más a mi querida Oruga.

Katy: No te preocupes estimado amigo, que Lucy ha cambiado radicalmente, y no la reconocerás, se ha vuelto hermosa como nadie y no lo creerás

Homero: ¿Pero qué me dices estimada katy? ¿Lucy ya oruga no será?

Katy: Ella será la misma en su interior, lo único que cambiara será su exterior y con ello su autoestima mejorara.

Narrador: Y Lucy salió del capullo, expandiendo sus alas de variados y hermosos colores

obra de teatro infantil

Acto 4

Lucy: ¿Pero que me ha pasado?, ¿porque ahora tengo alas?, me pueden explicar amigos míos, no se queden viendo a mis alas, que me da vergüenza jijiji

Homero: Es que eres hermosa, tanto por dentro como por fuera, si esos insectos que te ofendían, te vieran, de envidia se morirían.

Katy: Te dije que todo iba a cambiar, mi estimada amiga, pero no se me permite decir lo que se, eso tu lo tienes que entender.

Narrador: En eso pasaron los insectos que constantemente ofendían a Lucy, y sin reconocerla, empezaron a preguntar, ¿Quién es la bella mariposa? ¿Es nueva en el lugar?

 

Acto 5

Homero: Esta bella mariposa, no es otra que la bella Lucy, que si antes era hermosa por dentro, la vida la recompenso, dando belleza exterior, así que sigan su camino, que aquí no son bienvenidos

Katy: Lo hermoso de alguien no está en el exterior y ahora que lo ven, no lo saben reconocer

Lucy: Que les vaya bien, y no les guardo rencor, que la vida a mí me recompenso

Narrador: Si alguien no te quiere por tu aspecto exterior, es alguien que no vale la pena, todos tenemos en nuestra vida nuestra metamorfosis y podemos ser bellos.

El pescador y el banquero – Obra de teatro

Título: El pescador y el banquero.

Autor: Adaptado de cuento del mismo nombre.

Personajes: narrador, Pescador, Banquero.

Escenario: Un muelle en la playa y un bote.

obra de teatro pescador y banqueroNarrador: Un banquero de inversión estadounidense, se encontraba descansando en el muelle de un pueblito costeño cuando llegó un pescador en su humilde botecito. Traía con él algunos atunes amarillos de buen tamaño y de mejor ver. El banquero, sorprendido por la calidad del pescado, elogió al pescador.

Banquero: (sorprendido)
¡Que buenos ejemplares tienes aquí!, ¿cuánto tiempo te tomó pescarlos?

Pescador: Tan solo unas horas.

Banquero: Y, ¿porque no has seguido pescando?, tendrías muchos más.

Pescador: Los que he conseguido son suficientes para alimentar a mi familia, no necesito más.

Banquero: ¿pero qué hace usted con todo el tiempo que le sobra?

Pescador: (orgulloso y feliz) duermo tranquilo, pesco un poco, juego con mis hijos, hago siesta con mi señora, María. Cada noche voy al pueblo, ahí como, y toco guitarra con mis amigos. Mi vida es extremadamente feliz y ocupada.

Narrador: Al banquero no parecía satisfacerle aquella respuesta, posiblemente ni siquiera la entendía, pues había pasado mucho tiempo desde la última vez que él hizo esa clase de cosas. Así que replicó.

Banquero: (inconforme) Soy un MBA de Harvard y puedo ayudarle. Debería invertir mayor tiempo en la pesca, y luego vender su producto. Con las ganancias puede comprar un bote más grande, con un bote más grande, puede pescar más y con esos ingresos se compra otros botes, así puede armar una flota de botes pesqueros. Con tal cantidad de producto, puede eliminar al intermediario y vender directamente a un procesador, eventualmente abrir su propia procesadora. Estaría entonces a cardo de la producción, el procesamiento y la distribución. Lo que abre las puertas para salir del pueblo, llegar a la Ciudad de México, luego a Los Ángeles y hasta Nueva York, donde manejaría su empresa en expansión.

Pescador: (poco entusiasmado) Pero, ¿cuánto tiempo tarda todo eso?

Banquero: Entre 15 y 20 años.

Pescador: (aún más desanimado) Y, ¿luego qué?

Narrador: Hasta este momento, la idea no parecía entusiasmarle mucho al pescador, ahora era él quien no entendía las palabras del banquero, quien acompañaba esa alocada idea con inmensas sonrisas.

Banquero: (riendo)
¡Esa es la mejor parte!. Cuando llegue la hora, anuncias una “Oferta inicial de acciones” y vendes las acciones de tu empresa al público. Te volverás rico, tendrás millones.

Pescador: (desconfiado)
Millones…y, ¿luego qué?

Banquero: Luego te puedes retirar a vivir tranquilo, y disfrutar de todo tu dinero. Te mudas a un pueblito en la costa donde puedes dormir hasta tarde, pescar un poco, jugar con tus hijos, hacer siesta con tu mujer, caer todas las noches al pueblo donde comas y toques guitarra con tus amigos.

Pescador: ¿acaso eso no es lo que tengo ya?

Narrador: El banquero se queda callado, pensando. Tratando de digerir la idea de lo que había pasado. Y como él, muchos otros, estan concentrados solamente en tener más de lo necesario, agotando el planeta y a ellos mismos. No se trata tampoco de vivir sin que nada importe, sino vivir hoy, tomando lo que necesitamos y disfrutando del cariño de las personas que amamos.

No hagas cosas buenas que parezcan malas

No hagas cosas buenas que parezcan malas

(Se abre el telón y vemos a una mujer sentada frente a un escritorio hablando con un hombre)

Detective: Y dígame, ¿por qué piensa que su marido la está engañando?

Paula: Tiene más de un mes que no llega temprano a la casa. Le llamo y le llamo al celular y éste me envía al buzón.

Detective: Ya veo ¿hay algo más que haya notado en ese lapso?

Paula: A decir verdad sí. Desde el tiempo que le digo, mi esposo sale por las mañanas con una maleta llena de ropa deportiva. Sin embargo, llamé al club y me dicen que no lo han visto por ahí en siglos.

Detective: Una forma fácil de averiguar si su marido cambia de ruta al salir de su trabajo es rastreando su trayecto, utilizando el sistema GPS de su teléfono celular. Solamente que para ello necesitaríamos la clave de acceso a su cuenta personal.

Paula: Por eso no se preocupe, a Marcos no se le da muy bien eso de la tecnología. Lo que intento decirle es que yo fui quien le activó el servicio de búsqueda en el móvil, para proteger su información personal en caso de que el equipo se extraviara.

Detective: ¡Magnífico! Déjeme los datos por favor y yo me estaré comunicando con usted al final de esta semana, para informarle si hay o no alguna ratificación a sus sospechas.

Paula: Le agradezco muchísimo detective. Esperaré su llamada.

(Se cierra el telón y al abrirse de nuevo, vemos cómo Paula está sentada en el jardín leyendo una revista y en ese momento oímos que suena el teléfono inalámbrico que tiene a su lado derecho).

Paula: Voy para allá en este instante.

(La cortina baja de nuevo y al ser recogida, volvemos a la oficina del detective)

Detective: Le tengo las conclusiones de mi investigación. Primeramente me gustaría decirle que en efecto su esposo se desvía al salir de su trabajo.

Paula: En verdad que no merezco esto. Siempre le he sido fiel.

Detective: No se aflija señora. No me dejó terminar. Su marido no la está engañando con nadie.

Paula: ¿No? Entonces…

Detective: Sucede que acude a una academia de baile, pues quiere sorprenderla a usted en su aniversario de bodas.

Paula: ¡Qué lindo es mi Marcos! No volveré a dudar de él.

El sastrecillo Valiente – Obra de teatro

Título: El sastrecillo Valiente

Autor: Adaptado del cuento de Los Hermanos Grimm

Personajes: Narrador, Sastre, Gigante de la montaña, Cortesanos, Gigante 1, Gigante 2.

Escenario: Se recomienda su representación con títeres por la complejidad de personajes y escenarios.

obra de teatro sastrecillo

Narrador: Lo que cambio la vida de este humilde sastre, no ha sido obra de la casualidad, ni el simple destino, sino de su ingenio que lo llevó por el buen camino.

Una mañana se le antojo para el desayuno una tostada con mermelada, después de prepararla, la llevó consigo al taller para disfrutarla, pero esta lucia tan deliciosa, que pronto las moscas comenzaron a rondarla.

(El sastre, trata de espantar las moscas sobre su tostada en repetidas ocasiones, pero ellas siempre vuelven)

Sastre:¡Eh, quién las invitó a ustedes!

Narrador: Pero las moscas, que no entendían su idioma, lejos de hacerle caso, volvían a la carga. Por fin el sastrecito perdió la paciencia, sacó un pedazo de paño y empezó a echar golpes. Al levantar el pañuelo, se dio cuenta que había acabado con todas ellas.

Sastre: ¡De lo que soy capaz!, la ciudad entera tendrá que enterarse de esto, ¡Qué digo la ciudad!, ¡El mundo entero!

Narrador: Para lograr su cometido, decidió bordar su gran hazaña en un cinturón: SIETE DE UN GOLPE, decía. Y salió a mostrarle al mundo su nueva habilidad, llevando solamente un queso viejo en el bolsillo y un pájaro que le hacía compañía.

En su marcha se encontró un gigante.

Sastre: ¡Buenos días, camarada!

Gigante de la montaña: ¡Quítate de mí vista, miserable criatura!

Sastre: ¿Ah, sí? (le enseñó el cinturón) ¡Aquí puedes leer qué clase de hombre soy!

Narrador: El gigante vio el emblema “siete de un golpe” en su cinturón y pensó que el sastrecillo había derrotado a siete hombres de una. Por eso le mostró sus respetos, pero no muy seguro de su fortaleza, le retó con una serie de pruebas.

(El gigante agarra una piedra y la exprime hasta sacarle unas gotas de agua)

Gigante de la montaña: A ver si lo haces, ya que eres tan fuerte!

Narrador: El sastre mete la mano en el bolsillo saca el queso y lo aprieta hasta sacarle todo el jugo. Muy impresionado, pero no conforme con esto, el gigante toma una piedra y la arroja muy lejos.

Gigante de la montaña: Anda, a ver si haces algo parecido.

Sastre: Un buen tiro, aunque la piedra volvió a caer a tierra. Ahora verás.

Narrador: Saca al pájaro del bolsillo, lo arroja al aire. El pájaro, encantado con su libertad, alza rápido el vuelo y se pierde de vista.

Sastre: ¿Qué te pareció este tiro, camarada?

Narrador: El gigante se quedó sin palabras, y propuso nuevos retos. A los cuales el sastre salió victorioso. Finalmente, tuvo que aceptar la valentía de aquel hombrecillo.

Gigante de la montaña: Ya que eres tan valiente, ven conmigo a nuestra casa y pasa la noche con nosotros.

Narrador: El sastrecito aceptó la invitación y lo siguió. Cuando llegaron a la caverna, encontraron a varios gigantes sentados junto al fuego, comiendo. Le enseñaron una cama para dormir, sin embargo, era demasiado grande para él, así que, en vez de acomodarse en ella, se acurrucó en un rincón. A medianoche, el gigante se levantó y, descargó un formidable golpe sobre la cama. Luego volvió a acostarse, pensando que había acabado para siempre a tan impertinente sastrecillo. A la madrugada, los gigantes, se disponían a marcharse al bosque cuando, de pronto, vieron al hombrecillo contento saltando en la cueva, aquello fue más de lo que podían soportar, y pensando que iba a matarlos a todos, salieron corriendo, cada uno por su lado. Y el sastre prosiguió su camino. Tras mucho andar, llegó al jardín de un palacio real, y como se sentía muy cansado, se echó a dormir sobre la hierba. Mientras estaba así durmiendo, se le acercaron varios cortesanos, lo examinaron par todas partes y leyeron la inscripción: SIETE DE UN GOLPE.

Cortesanos: ¡Ah!. ¿Qué hace aquí tan terrible hombre de guerra, ahora que estamos en paz? Sin duda, será algún poderoso caballero.

Narrador: Y corrieron a dar la noticia al rey, diciendo que sería un hombre extremadamente valioso en la guerra contra los gigantes. Así cuando el sastre despertó se encontró con la noticia de que obtendría la mitad del condado y la mano de la princesa, si los libraba de los gigantes.

Sastre: Justamente he venido con ese propósito. Estoy dispuesto a servir al rey.
Acabaré muy pronto con los dos gigantes.

Narrador: Así, pues, el sastrecito se puso en camino al bosque, seguido por cien jinetes.

Sastre: Esperen aquí. Yo solo acabaré con los gigantes.

Corrió hasta encontrar a los gigantes que dormían tranquilamente, y aprovechó la ocasión para tirarles piedras, se echaron la culpa mutuamente, y terminaron peleándose entre ellos.

Gigante 1: ¿Por qué me pegas?

Gigante 2: Estás soñando. Yo no te he pegado.

Narrador: Los dos se enfurecieron tanto que arrancaron de cuajo dos árboles enteros y estuvieron aporreándose el uno al otro hasta que los dos cayeron muertos de cansancio. Entonces el sastrecito se posó sobre ellos para que los jinetes pudiesen apreciar que había vencido.

Sastre: Se acabaron los gigantes, aunque debo confesar que el trabajo fue duro.

Narrador: No contento, el rey le encargó otra misión, deshacerse de un unicornio que vivía en el bosque, y para ello el sastrecillo engaño al animal, el cual envistió contra un árbol y se quedó allí atrapado. Siendo poco para su majestad una tarea más se le fue encomendada, atrapar al dichoso jabalí que destrozaba los cultivos; el sastre consiguió encerrarle en una capilla.

Habiendo logrado todas esas hazañas, el rey tuvo ahora que cumplir su promesa y le dio la mano de su hija y la mitad del reino.

Se celebró la boda con gran esplendor, y allí fue que se convirtió en todo un rey el sastrecito valiente.

(Termina la obra con la boda del sastrecillo y la princesa)

Narrador: Con todas sus hazañas dejó más que asombrada a la gente, pues a pesar de su pequeño tamaño y delgada figura había conseguido aplastar a tales fieras, y no fue una labor de fuerza o valentía, el sastre confió ante todo en su potencial, poniendo en práctica su astucia e inteligencia en cada situación.

Métodos económicos para promover una obra de teatro

Métodos económicos para promover una obra de teatro

En el mundo del teatro existe mucha gente talentosa, pero que desgraciadamente a veces no cuenta con la promoción suficiente para dar a conocer sus ideas.

Es decir, puede que el libreto sea muy bueno, los actores de primera y la temática extraordinaria. Sin embargo, si no llegas al público adecuado, es posible que todo tu trabajo termine en el olvido.

Por suerte, en la actualidad existen numerosas estrategias de marketing que no te costarán prácticamente nada de dinero.

Comenzaremos por YouTube, ya sabes ese servicio de almacenamiento de vídeos en el que la gente comparte opiniones, críticas, recetas de cocina etc.

El procedimiento para obtener una cuenta (o canal) es muy fácil, ya que sólo necesitarás tener una cuenta de correo electrónico de Google.

Imagina crear un tráiler en donde los posibles espectadores vean los puntos fuertes de tu obra de teatro, tal y como si estuvieras promocionando una película de cine.

No requieres de un equipo caro de filmación, pues la resolución del vídeo se ajusta tomando como base los píxeles de la imagen.

Siguiendo por el camino de los medios informáticos, no podemos dejar de mencionar a la red social por excelencia. Obviamente estoy hablando de Facebook. Empieza por crear una página de fans.

En ella puedes invitar a tus amigos y así de manera casi automática, se comenzará a difundir el contenido teatral que deseas mostrar al mundo.

Finalmente, si quieres llegar a más personas, puedes ubicar las estaciones de radio gubernamentales de tu localidad. A menudo estas plataformas ofrecen un espacio gratuito para quienes desean difundir contenidos de índole cultural.

Lo mismo puedes hacer al acercarte a los diarios. Solamente que aquí sí tendrás que desembolsar una módica cantidad de dinero para qué tu anuncio aparezca publicado en una de sus planas. Debes considerar que entre más cercana esté la publicidad a las páginas principales, mayor será el costo.

Si eres una persona emprendedora y creativa, no dudo que le sacarás jugo a las herramientas que te acabo de mencionar.