Mi pequeña Natalie

Título: Mi pequeña Natalie

Autor: Cesar de León Escobedo

Personajes: Natalie, Sofía (madre) Efraín (padre) abuelo

Categoría: Obra de teatro infantil

Mi pequeña Natalie

Narrador: Natalie, que desde su concepción, fue un milagro, ya que su madre, al no poder tener hijos, llego a una edad en la que era peligroso concebir, 48 años tenía su mama, cuando se enteró que había quedado embarazada, algo que había dejado por la paz, y se había hecho a la idea que solo estaría con su esposo que tanto la quería.

Acto 1

Sofía: Efraín, después de décadas de intento, he quedado embarazada, pero a esta edad, no sé si querer ser madre, me siento tan cansada y la añoranza que tenia de tener un hijo, con el tiempo ha aminorado.

Efraín: Querida esposa, nada me hará más feliz, que tener en mis manos, a ese ser indefenso que por tanto tiempo se nos ha negado.

Sofía: Ya siento que la empiezo a querer, solo espero que la vida, me dé el tiempo necesario para verla crecer, porque siento que es una niña y se llamara Natalie

Efraín: Espero que sea una damita, ya que dicen que quieren más a los papas que a las mamas.

Narrador: Llego el día del parto, la pequeña Natalie, casi salió sin problemas, pero a la pobre Sofía, algo interno le afecto, que se empezó a desangrar, y al cabo de unos días, de dar a luz, al creador, se presentó, murió sin casi dolor y conociendo a su hija, que por ella la vida dio.

obra de teatro Mi pequeña Natalie

Acto 2

Al cabo de unos años, Natalie, con su padre y su abuelo vivía, y era tan pequeña, que burlas le decían, pequeña Natalie, cuando vas a crecer, que no queremos que chiquita como estas, te vayas a quedar.

Natalie: Abuelo, porque se burlan tanto en la escuela, de mi tamaño, si yo los respeto a todos por lo que son y no por lo que aparentan.

Abuelo: Mi hijita, tu no les hagas caso, que la belleza no se mide, y tú eres bella midas los que midas,

Natalie: Gracias abuelito, te quiero mucho, como quisiera recordar a mi madre, que dice mi papa, que mucho me parezco a ella.

Efraín: Eres idéntica, hijita

Natalie: ¡Papi! Qué bueno que llegaste, le decía a mi abuelo, que se burlan de mi estatura, en el colegio y no sé qué contestar, siempre me enseñaste, a todos respetar, pero a veces no me puedo aguantar y contestarles como ellos lo hacen, para que vean lo que se siente.

Efraín: Natalie, nunca te compares con los demás, eres bella y chiquita y esa estatura, algún día te servirá.

Natalie: Gracias padre mío, sin conocer a mi madre, la extraño cada día mas, pero al tenerte conmigo, la felicidad, nunca me faltara.

Narrador: Y así pasaron los meses, y nada en la vida de la pequeña Natalie cambio, hasta que en el pueblo una tromba con granizo y lluvia torrencial, cayo, inundando la escuela, todos en el salón, estaban, y la maestra había salido unas horas antes, y la puerta les cerro, el único espacio para salir y avisar a todos era arriba de la puerta, y nadie más que la Pequeña Natalie, cavia por ahí.

obra corta obra de teatro Mi pequeña Natalie

Acto 3

Natalie: No se preocupen, yo por ahí saldré, ayúdenme a subir y al director le avisare

Alumnos del salón: Bien Natalie, avisa que nos saquen de aquí, que si no te apuras, podríamos morir

Natalie: Dependen de mí, y no les fallare, en unos minutos, la puerta del salón les abriré

Narrador: Nadie quedaba en el colegio, pero Natalie, se pudo meter a la dirección, buscando las llaves maestras de la escuela, con la llave del salón dio, salvando de morir a muchos compañeros, Natalie se volvió una heroína, y recordada por siempre en el pueblo, en donde nació.

Moraleja: Nunca juzgues un perfume por su embace

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>