No hagas cosas buenas que parezcan malas

No hagas cosas buenas que parezcan malas

(Se abre el telón y vemos a una mujer sentada frente a un escritorio hablando con un hombre)

Detective: Y dígame, ¿por qué piensa que su marido la está engañando?

Paula: Tiene más de un mes que no llega temprano a la casa. Le llamo y le llamo al celular y éste me envía al buzón.

Detective: Ya veo ¿hay algo más que haya notado en ese lapso?

Paula: A decir verdad sí. Desde el tiempo que le digo, mi esposo sale por las mañanas con una maleta llena de ropa deportiva. Sin embargo, llamé al club y me dicen que no lo han visto por ahí en siglos.

Detective: Una forma fácil de averiguar si su marido cambia de ruta al salir de su trabajo es rastreando su trayecto, utilizando el sistema GPS de su teléfono celular. Solamente que para ello necesitaríamos la clave de acceso a su cuenta personal.

Paula: Por eso no se preocupe, a Marcos no se le da muy bien eso de la tecnología. Lo que intento decirle es que yo fui quien le activó el servicio de búsqueda en el móvil, para proteger su información personal en caso de que el equipo se extraviara.

Detective: ¡Magnífico! Déjeme los datos por favor y yo me estaré comunicando con usted al final de esta semana, para informarle si hay o no alguna ratificación a sus sospechas.

Paula: Le agradezco muchísimo detective. Esperaré su llamada.

(Se cierra el telón y al abrirse de nuevo, vemos cómo Paula está sentada en el jardín leyendo una revista y en ese momento oímos que suena el teléfono inalámbrico que tiene a su lado derecho).

Paula: Voy para allá en este instante.

(La cortina baja de nuevo y al ser recogida, volvemos a la oficina del detective)

Detective: Le tengo las conclusiones de mi investigación. Primeramente me gustaría decirle que en efecto su esposo se desvía al salir de su trabajo.

Paula: En verdad que no merezco esto. Siempre le he sido fiel.

Detective: No se aflija señora. No me dejó terminar. Su marido no la está engañando con nadie.

Paula: ¿No? Entonces…

Detective: Sucede que acude a una academia de baile, pues quiere sorprenderla a usted en su aniversario de bodas.

Paula: ¡Qué lindo es mi Marcos! No volveré a dudar de él.

{ 0 comments… add one }

Leave a Comment